¡Bienvenido!

¡Ahora este es tu espacio!

Discute, realiza propuestas, pegunta, debate...

martes, 13 de abril de 2010

Educación presencial y educación a distancia ¿diferencias o similitudes?

¿En que modalidad ha sido nuestra primera experiencia docente? Y a partir de ella ¿cómo hemos vivido la transición a presencial?

Esta entrada pone en discusión nuestra propia percepción respecto al quehacer docente presencial y a distancia, podremos hablar de nuestros orígenes y desarrollo, la educación presencial hacia la educación a distancia: diferencias y similitudes desde nuesta mirada.

12 comentarios:

OSCAR DURAN dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
OSCAR DURAN dijo...

He de comentar que me es difícil diferenciar este cuestionamiento del que partimos al inicio de este Blog: ¿Cómo llegue a ser asesor en línea?. Sin embargo aprovecharé este espacio para comentar otros aspectos de mi ingreso a la docencia presencial llegando al medio virtual.

Al realizar la carrera de Ingenieria Bioquímica Industrial reforcé mi inquietud de ser docente. De hecho el último semestre de Universidad lo realice mientras trabajaba como profesor a nivel presencial en dos instituciones. Después de probarme en la Industria busqué y alcance la oportunidad de reincorporarme al medio docente en su modalidad presencial, esta vez al nivel medio superior. En un principio me desconcerté con la conducta de las nuevas generaciones. Por suerte tuve la oportunidad de encontrarme con grandes satisfacciones, me propuse mejorar enfocándome en lograr una comunicación con los nuevos jóvenes buscando motivarlos constantemente.
Participé en varios cursos virtuales como alumno, los cuales me han sido muy satisfactorios y cómodos por el gusto que tengo de trabajar en este ambiente.
Posteriormente identifiqué la oportunidad de desempeñarme como docente en el medio virtual y de inmediato he tratado de establecerme en él, por el gusto que me deja y por el futuro que veo en sus aplicaciones en los procesos de enseñanza-aprendizaje.

En cuanto a las diferencias entre los medios presencial y virtual diré que es el estilo de comunicación, ya que debe uno adecuarse al enlace que tiene uno con el o los alumnos. Esta comunicación puede ser sincrónica o sincrónica, y uno debe buscar la manera de que en ambos casos, el mensaje le llegue correctamente al alumno, para que logre el aprendizaje significativo.

Entre las similitudes dentro de la misma comunicación, podemos hablar de que existe lenguaje indirecto, en el presencial hemos de estar al pendiente del lenguaje del cuerpo y movimientos, así como en el medio virtual hemos de considerar el lenguaje escrito con atención ya que en ambos casos el alumno esta enviándonos señales respecto a su nivel de confort en el curso.

Saludos, Oscar Durán.

Brenda Lara dijo...

Retomando lo que comenta Óscar, me parece que la asincronía en la comunicación no sólo la resiente el alumno sino también el profesor, porque por más que nosotros por formación acostumbremos a ingresar a la plataforma dos veces al día, una por la mañana y una por la tarde-noche y así cubrir todo el día para dar respuestas. Hay preguntas del alumno y comentario del profesor que desearíamos tuvieran recepción inmediata. En la educación presencial la comunicación es inmediata aunque no siempre eficaz. Y aquí cabe otra diferencia. En la educación en línea pensamos mejor la manera en que nos comunicamos, tratamos de usar las palabras más adecuadas para que el alumno entienda lo que queremos comunicar, tratamos de que no haya ambigüedad e incluso, remarcamos de una y mil maneras aquello que queremos dejar más que claro. En la educación presencial, si bien cuidamos la manera de expresarnos, a veces damos por entendidas algunas situaciones, situaciones que en la educación en línea no podemos dar por sentado o entendido.

Por otro lado, si bien es cierto que en la educación en línea el alumno debe hacerse responsable de su aprendizaje y llevar un seguimiento de sus avances, nosotros debemos también dar seguimiento a ello para brindar una mejor asesoría. Situación que como docentes también hacemos en la educación presencial. En este sentido me viene a la mente un comentario que escuché de algunos asesores hace unas semanas. Decían que el trabajo del profesor en línea se incrementa porque además de revisar, retroalimentar y calificar hay que dar seguimiento a cada alumno, contestar mensajes, enviar correos, motivar y muchas veces, hacer un poco de psicología con los alumnos que llegan a compartirnos sus problemas personales. Esto también lo hacemos en la educación presencial aunque en menor grado, ya que también calificamos, retroalimentamos y damos seguimiento porque debemos entregar boletas de resultados. Además, hay que asistir a juntas o cursos y atender a padres de familia. A reserva de lo que opinen ustedes, no creo que se incremente el trabajo para el docente, es lo mismo, sólo con distintos mecanismos y otro ritmo. Puedo equivocarme, quizá ustedes sí lo vean distinto y me gustaría conocer su opinión, ya que en mi caso, tengo más experiencia como docente en línea que como docente presencial, y lo veo de esa manera.

Saludos virtuales.
Brenda Lara

GABY dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
GABY dijo...

Es importante recordar que la Educación a Distancia comenzó en Estados Unidos a mediados del siglo XVIII, cuando apareció un anuncio en la Gaceta de Boston ofreciendo material de enseñanza y asesorías por correspondencia, posteriormente entro en Europa a finales del siglo XIX creciendo en el siglo XX, todo ello con la idea de cubrir a las áreas alejadas de la urbanidad, y a las personas que no contaban con el tiempo o la economía totalmente sustentable.

Es allí cuando la educación virtual se ve favorecida con el uso de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC), cumpliendo con la formación a distancia, mediante el acceso a internet, recursos y servicios de interacción que permiten una comunicación más clara y definida, beneficiando así el aprendizaje colaborativo entre el aprendiz y tutor.

La transición como parte de mi experiencia docente de presencial a virtual tiene muchas bondades ya que me voy desempeñando en ambientes más innovadores que permite convertirme en guía.

En virtual defino dos perfiles importantes, uno como experto y otro como tutor. El primero lo aplico cuando realizo los contenidos del área de conocimiento y dominio del mismo, es aquí cuando conozco perfectamente el diseño y estructura pedagógica del programa, planeo, organizo las actividades y temas de formación, finalmente realizo el proceso de evaluación por medio de ejercicios y actividades.

El segundo es como tutora en donde hago el manejo didáctico de recursos y herramientas virtuales para la formación complementaría del aprendiz, fomento la participación y aprendizajes colaborativos, guío el proceso de cada integrante, manejo estrategias y técnicas de motivación y finalmente evaluó de manera cuantitativa y cualitativa.

En lo presencial también lo aplico pero realmente sigue en ventaja el tener el contacto directo con los alumnos. Quizás el cambio de uno a otro a sus inicios fue diferenciador pero ahora tenemos elementos suficientes de apoyo, sólo es cuestión de enfocarlos claramente hacia lo que queremos lograr y queremos que logren.
Saludos Gabriela.

Arturo MC dijo...

Hemos llegado a un punto donde logramos profundizar en el tema de la comunicación respecto a la entrada donde tuve el gusto de presentarme con ustedes; ahora han resaltado la comunicación como un factor primordial en nuestra actividad a distancia, en este sentido estoy de acuerdo con sus observaciones.A partir de estas premisas doy cuenta que basados en su experienciame han logrado identificar, enfrentar y solucionar el aspecto de la comunicación, de tal forma planteo la siguiente pregunta ¿Consideran que cualquier profesor con comprobada experiencia presenical es apto para educación virtual? O ¿Será necesario tener un perfil específico para el modelo educativo a distancia? ¿Qué opinan?

OSCAR DURAN dijo...

Respecto a si cualquier profesor con experiencia virtual es apto para la educación virtual, considero que no es así. Este medio electrónico implica tener no sólo capacidad pedagógica, también comprende el uso de varias herramientas y permanecer actualizado en las mismas, y se requiere que el docente tenga la facilidad y el gusto por el manejo de estos recursos. De entrada, el sólo hecho de permanecer frente a la PC el tiempo que sea necesario, que muchas veces son horas, para algunos maestros es pesado y hasta angustiante, mientras que para otros es satisfactorio y hasta placentero. En conclusión más que un perfil debe contarse con el gusto de desempeñarse por el medio virtual.

Por otro lado, el hecho de que un maestro haya participado de manera presencial le da ciertas ventajas, ya que conoce las inquietudes, las necesidades, problemáticas y maneras de pensar de los alumnos, y hasta puede pronosticar los puntos que le serán más difíciles de comprender y reforzar así su proceso de enseñanza-aprendizaje.

Saludos virtuales, Oscar Durán.

Brenda Lara dijo...

Hola a todos, la pregunta de Arturo viene como anillo al dedo en este momento en que decido ingresar al Blog, y es así porque hace no más de media hora que platicaba con una amiga mía, profesora de Literatura a nivel bachillerato, y me cuestionaba cómo podía yo estar "chateando" con mis alumnos a las 12 de la noche. Le contesté que no estaba "chateando" precisamente, sino contestando mensajes. Después le dije: "porque duermo intranquila si me voy a la cama sin revisar el mensajero y mi correo". Me envió una carita seguida de un: ¡exageras! Esta conversación me sirve para ilustrar mi respuesta. No, no cualquier profesor presencial puede ser profesor virtual, porque como menciona Óscar, se requiere no sólo gusto por la docencia o aptitudes para ella, sino aptitudes y gusto por los medios electrónicos. Se requiere de paciencia cuando una plataforma presenta problemas de acceso. Se requiere disposición para actualizaste en el uso de las Tecnologías de la Información y Comunicación. Se requiere la aceptación del compromiso que tenemos los asesores con los alumnos, porque en las clases presenciales los estudiantes te ven como el profesor del grupo, pero en una plataforma tú eres SU PROFESOR. Se requiere disposición para trabajar fines de semana y días de asueto, o aceptar que en la educación en línea los puentes o mega puentes, (a propósito del que estamos pasando) no aplican en el aula virtual. En fin, se requiere de algunas características que no encontramos en todos los profesores presenciales.

He visto el desempeño de algunos maestros en uno de los cursos en que compartimos plataforma hoy en día, y ellos mismos me han comentado que muchas veces se desesperan y no saben cómo contestar a los alumnos, que cómo he hecho yo para no querer salir corriendo, y es cuando respondo para mis adentros, que es porque he tenido la fortuna de certificarme para ser asesora de educación en línea. Y creo que ustedes no me dejarán mentir. Haber tomado el rol de estudiantes cuando nos certificamos marca una gran diferencia.

Saludos virtuales.
Brenda Lara ;)

GABY dijo...

Esto puede variar, ya que no todos desarrollamos las mismas competencias, habilidades y destrezas; mucho de los que nos encontramos en educación presencial llegamos a la educación en línea por motivación, es decir por conocer las nuevas tendencias tecnológicas y saber hacia dónde se dirige la educación.
Otros colegas son excelentes pero cuando tratan de integrarse a la educación virtual se conflictúan demasiado, debido a que no han interactuado de manera constante con la tecnología y les es complicado hablar detrás de una máquina, pero siempre he considerado que esto depende de cada persona.
Hay una frase muy interesante que dice “cuando dejas de intentarlo empiezas a envejecer”, por ello considero que todo profesor con experiencia comprobada es apto para impartir en lo virtual sólo que todo depende de cada uno. Respecto a tener un perfil específico siempre dependerá de lo que impartirá, o bien se puede capacitar.
Un saludo.
Gabriela.

pattii dijo...

Hola a todos !!!

Sobre esta pregunta pienso que hay mucho que decir y que mis compañeros los han hecho excelente, en mi experienci he notado que algunas de las diferencia son :

La comunicación entre alumnos y el asesor en la educación a distancia no se llevan al MISMO TIEMPO Y ESPACIO, lo cual pienso que es ideal para aquellas personas con horarios de actividades muy complicados y les resulta imposible cubrir un horario, debo mencionar que para aclaración de dudas o ejercicios esto no les agrada a algunos estudiantes que necesitan aclararlas para continuar aunque motiva la investigación por su propia cuenta, también que puedas estudiar un diplomado o especialidad en otro país es una ventaja sobre la educación presencial.

Pienso que "un plus" de la educación a distancia es la forma de como presenta el contenido de las asignaturas, por ejemplo,en el tema de Límites una gráfica animada explica muy bien este concepto, mientras que en educación presencial no resulta tan simple, la preparación del contenido de cada asignatura por expertos en diseño, en la materia y en TIC han sido muy importantes para transmitirles a los estudiantes la importancia de las matemáticas, que en mi caso es el cursp que me he tenido la oportunidad de participar.

Algo que recuerdo perfectamente en cada curso a distancia que he tenido la oportunidad de participar, es que debe existir una clara comunicación entre el tutor y nosotros los asesores con el objetivo de tener un seguimiento constante del avance de los alumnos y también motivarlos constantemente ya que es muy común que los alumnos puedan "sentirse solos" en la preparación del curso y abandonar el curso, para ello el tutor cuenta con una comunicación directa con el alumno para poder hablar con él y apoyarlo para que no abandone el curso.

También pienso que resulta menos costoso para el gobierno poner en marcha programas de estudio a distancia que programas de estudio presencial, esto lo digo por que me sorprende la cantidad de CARRERAS UNIVERSITARIAS "VIRTUALES" que este año la SEP puso a andar en diferentes estados de nuestro país, sin duda este número es mayor que el número de escuelas construidas.

Sobre la pregunta de Víctor de que si existe un perfil para los asesores a distancia, yo diría que tendría que ser una persona que le guste la docencia y también las herramientas tecnológicas.

Mireya dijo...

Yo me inicié en la modalidad presencial y de un modo "casi" fortuito fui descubriendo la educación a distancia.

Considero que una de las principales similitudes es que seguimos hablando de procesos, aprendizaje, enseñanza, técnicas, etc.

Sin embargo, entiendo que para muchos sigue siendo el aventurarse como a una "dimensión desconocida"

En realidad permite evidenciar habilidades de modo más preciso que en el prsencial.

Saludos a todos.

Rodrigo Mendoza dijo...

Yo solía pensar que el uso de Internet sólo era para aquellas personas que no tenían nada que hacer. Cuando un amigo me recomendó seguir mis estudios por línea, creí que primero necesitaría tomar clases de computación avanzada. Pero no fue así, con mi lap y mi conexión a Internet bastaron. Ahora soy estudiante en la UTEL :D y mi futuro laboral se va ampliando.